A 102 años, conferencia analizará el contexto detrás de la muerte de Venustiano Carranza
Cultura

A 102 años, conferencia analizará el contexto detrás de la muerte de Venustiano Carranza

Con la asistencia del nieto del expresidente, Venustiano Carranza Peniche, el historiador Edwin Álvarez Sánchez abordará el tema este 21 de mayo

Contrastará la narrativa construida en torno al deceso del Barón de Cuatro Ciénegas con las evidencias dejadas en la ropa que portaba

Hace dos años se conmemoró el centenario luctuoso del expresidente Venustiano Carranza (1859–1920); sin embargo, la contingencia sanitaria derivada de la COVID-19 pospuso muchas de las actividades presenciales que, desde la Secretaría de Cultura del Gobierno de México y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), se contemplaban para rendir homenaje a su vida y obra.

Este sábado 21 de mayo, al mediodía, el Museo Casa de Carranza reanudará sus actividades presenciales con la conferencia 102 aniversario luctuoso de Venustiano Carranza. Narrativa vs pruebas físicas, a cargo del historiador Edwin Álvarez Sánchez, adscrito a este recinto, en la que se evocará el legado del Barón de Cuatro Ciénegas.

De forma previa a su ponencia, en la que se contará con la presencia del nieto del expresidente, Venustiano Carranza Peniche, el investigador recapituló los hechos que hacen necesaria una revisión crítica de la muerte del expresidente, ocurrida el 21 de mayo de 1920.

Un primer antecedente, refiere, está el ambiente político del México de finales de 1919, un país que seguía en guerra y se enfilaba a un año de elecciones federales, contexto en el cual los generales Pablo González y Álvaro Obregón anunciaron sus propias candidaturas presidenciales.

“Carranza tenía a su candidato en el ingeniero Ignacio Bonillas, quien había sido embajador en Estados Unidos pero que, desde el punto de vista político, era totalmente desconocido. Por tanto, fue prematuro que tratara de instaurar en el país un gobierno enteramente civil”.

El presidente, explicó Álvarez Sánchez, se concentró en minar la influencia del denominado Grupo de Sonora, lo que llevó a la proclamación del Plan de Agua Prieta, en abril de 1920, por el cual Adolfo de la Huerta, Plutarco Elías Calles y Álvaro Obregón le desconocían como jefe de la nación.

“Diversos gobernadores y generales con mando de tropa comenzaron a adherirse al plan, orillando a Carranza a tomar la decisión de defenderse desde Veracruz, como había hecho antes para enfrentar a las fuerzas de la Convención de Aguascalientes”.

El camino a Tlaxcalantongo

Si bien Carranza logró huir de la capital, su marcha por tren fue sumamente lenta pues los ferrocarrileros eran obregonistas y se dedicaron a ralentizar las máquinas de vapor. “El trayecto entre Tlaxcala y Veracruz se hacía en un día o día y medio… Carranza tardó una semana en recorrer de Apizaco al pueblo de Aljibes”.

Con la vía dinamitada, comentó el historiador, Carranza optó por cruzar a caballo en la sierra poblana y aceptó a Rodolfo Herrero, un militar amnistiado, quien le ofreció guiarlo pero que lo llevó hasta un jacal en San Juan Tlaxcalantongo, donde le asesinó con cuatro tiros que impactaron su pierna, estómago y pecho.

“Mi conferencia se centrará en comparar las dos actas forenses que se conocen del cuerpo de Carranza, con lo que podemos observar en las prendas que portaba aquel día, las cuales se resguardan en el museo”.

Además de analizar las coincidencias y discrepancias entre los documentos y la evidencia física, Edwin Álvarez Sánchez consideró necesario evocar el manejo que el gobierno de Álvaro Obregón dio al asesinato. “Si tenemos en cuenta que el Grupo Sonora generó el Estado mexicano contemporáneo, es innegable que este sistema político tuvo un nacimiento oscuro, a través de un magnicidio”.

Por ello, anotó, desde la nueva presidencia se minimizó el suceso creando, por un lado, la hipótesis de que Carranza se había suicidado, y por otro, enjuiciando a sus funcionarios allegados, bajo la acusación de no haberlo protegido. “Incluso se trajo a Rodolfo Herrero, hospedándolo en un hotel de lujo y usándolo como testigo durante el proceso judicial”. 

Era entendible que el grupo en el poder no iba a perseguir al asesino “que les entregó a Carranza en bandeja de plata”. Fue hasta la presidencia de Lázaro Cárdenas, concluyó el investigador, cuando el ejército dio de baja vergonzosa a Herrero.

La conferencia será de acceso libre y contará con transmisión en vivo a través del canal INAH TV, como parte de la campaña “Contigo en la distancia”, de la Secretaría de Cultura federal.

Facebook Comentarios

21 mayo, 2022
Archivos
Categorías