Algunas Propuestas para Reducir la Brecha de Adopción de Smartphones en México
Telecomunicaciones

Algunas Propuestas para Reducir la Brecha de Adopción de Smartphones en México

Ernesto Piedras

La proliferación de terminales es crucial para garantizar el acceso a la conectividad, particularmente en el caso de los teléfonos inteligentes (Smartphones), pues con estos elementos se puede garantizar el acceso a otros servicios cruciales de forma efectiva como los de telesalud y teleeducación.

De acuerdo con información de la Asociación de Internet MX y de The CIU, 92% de los internautas utilizan el Smartphones como dispositivo de acceso a Internet, siendo este el medio más común para navegar[1]. Asimismo, el INEGI, registró que 66 de cada 100 personas inscritas en el ciclo escolar 2019-2020 y cuyas edades circulan ente los 3 y 29 años utilizaron este tipo de terminales como herramienta de aprendizaje.

No obstante, aunque la tenencia Smartphones ha incrementado con los años, aún existe una brecha de adopción que representa casi 8% de las líneas en manos de población.[2]

Evolución del número de Smartphones

Una limitante importante es el ingreso. De acuerdo con información del Instituto Nacional de Geografía Los hogares mexicanos invierten, en promedio, el equivalente a 7.2% de sus ingresos en estas terminales. El problema está en que los hogares ubicados en los tres deciles con menos ingresos registran una proporción de gasto por encima de este promedio, es decir 13.5%, 10.1% y 7.8%, lo cual denota el enorme esfuerzo de ingreso que los mexicanos, especialmente los más pobres, tienen que realizar para contar con este tipo de equipamiento.

De hecho, la proporción de gasto en teléfonos de los hogares en el decil más pobre resulta ser tres veces mayor que el de los hogares en el decil más rico.

Gasto de los hogares en teléfonos móviles como proporción de su ingreso corriente por decil de ingreso)

Un driver importante para la adopción ha sido la pandemia misma. Esta suerte de empujón digital ha permitido reconocer la importancia de la conectividad y de la necesidad de contar con terminales que faciliten su aprovechamiento óptimo. De hecho, de acuerdo con The CIU, 60% personas que adquirieron un equipo en tiendas de conveniencia sostiene que lo hicieron para enfrentar la pandemia de COVID-19.

Otro de los drivers es el financiamiento ya que, a través de esquemas de pago diferido, los hogares tienden a invertir más en dispositivos de gama alta
que los que pagan en una sola exhibición. En este sentido, 31% de las personas prefieren adquirir su smartphone en tiendas minoristas porque es donde encuentran opciones de financiamiento.

En este sentido, se requieren acciones claras que no sólo permitan a los grupos económicamente más vulnerables contar con estos equipos, sino que faciliten a los que ya cuentan con uno migrar a gamas más elevadas con funcionalidades que permitan aprovechar los beneficios de la teleeducación y la telemedicina. ¿qué se ha hecho hasta ahora y qué se propone hacer? 

El año pasado, el gobierno mexicano declaró como esenciales todas las actividades que involucren la continuidad en la prestación de los servicios de telecomunicaciones.[3] Cuatro meses después, se declaró actividades esenciales todas aquellas que impliquen la fabricación y compra de dispositivos electrónicos.[4]

La distancia entre una y otra declaración de actividad esencial podría ser una razón para que varios negocios y hogares no estuvieran equipados durante la pandemia. Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) entre mayo y junio de 2020, solo 33% de las empresas implementó home office y 30% implementó ventas por internet. Es notable que 95% de las grandes empresas implementaron trabajo remoto (desde casa), mientras que esto solo fue posible para 29% de las microempresas.[5]

Considerando que las desigualdades de ingresos y la falta de acceso a fuentes de financiamiento se encuentran entre las razones que impiden la adopción universal de los teléfonos inteligentes, es posible identificar tres mecanismos para mejorar la propiedad de teléfonos móviles:[6] 

1) Política fiscal que reduzca el precio final al consumidor. 

2) Subsidios del gobierno para promover la adopción en grupos sociales específicos. 

3) Préstamos públicos de bajo costo para promover la adopción, o el gobierno como aval solidario de préstamos privados.

Propuestas para reducir la brecha de adopción de Smartphones

Una política de eliminación (o reducción) del IVA asegura un menor precio final para los teléfonos. Junto con esta medida, la eliminación del impuesto IEPS sobre los servicios orientados a la educación prestados a través de las redes de telecomunicaciones, permitirá focalizar los beneficios para estudiantes, educadores y Pequeñas y Medianas Empresas (PYMES) orientadas a la educación.

Las estrategias de exención de impuestos se han implementado en otros países, los cuales dan un punto de referencia sobre qué resultados esperar. Países como Ecuador, Colombia y Ghana han hecho políticas de este tipo, y los resultados han reflejado un incremento en la tasa de penetración de teléfonos inteligentes.

Por otro lado, subsidiar los teléfonos inteligentes a grupos sociales específicos es otra estrategia implementable. La crisis del COVID-19 ha puesto de manifiesto que los estudiantes y profesores son un grupo social razonable que requiere subsidios para adquirir teléfonos inteligentes. El sector de la educación se ha visto profundamente afectado, sufriendo notables alteraciones en el proceso de aprendizaje-enseñanza. Otros países, como Argentina, Colombia y Perú, han realizado, con éxito subsidios, de esta índole. 

La tercera estrategia se refiere a préstamos gubernamentales. El financiamiento de terminales puede impactar positivamente en la propiedad de teléfonos inteligentes, sin embargo, no toda la población puede acceder a los servicios financieros.

Así, el gobierno puede promover la propiedad de teléfonos inteligentes actuando como prestamista y otorgando créditos baratos o como garante conjunto de préstamos privados destinados a adquirir teléfonos inteligentes. Asimismo, el Estado podría actuar como aval solidario ante préstamos orientados a adquirir Smartphones, lo cual sería óptimo considerando los retos de bancarización y acceso al crédito que prevalecen en México.

Estas propuestas se encuentran construidas con base en la experiencia internacional y ante la evidencia de que los smartphones promueven los beneficios de la conectividad de forma efectiva. Su instrumentación, requerirá de un papel más activo por parte del gobierno siendo la discusión del Paquete Económico 2022 una oportunidad crucial.


[1] Asociación de Internet MX y The Competitive Intelligence Unit. “17° Estudio sobre los Hábitos de los Usuarios de Internet en México 2021”, 2021. Disponible en: https://bit.ly/2TSghNq    

[2] The Competitive Intelligence Unit. “Tamaño del mercado de teléfonos inteligentes 1Q21”, 2021.

[3] Diario Oficial de la Federación. “Acuerdo por el que se precisa las actividades esenciales competencia de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, en el marco de atención de la emergencia sanitaria generada por el virus SARS-CoV2”. Disponible en: http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5591372&fecha=08/04/2020

[4] Diario Oficial de la Federación. “Acuerdo por el que se hizo como actividades esenciales las que se indican”. Disponible en: https://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5597707&fecha=03/08/2020

[5] INEGI. “El INEGI presenta resultados del impacto del COVID-19 en la actividad económica y el mercado laboral” p.12. Disponible en: https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/boletines/2020/OtrTemEcon/COVID-ActEco.pd

[6] GSMA. “Acelerar la propiedad de teléfonos inteligentes asequibles en los mercados emergentes”. P.57. Disponible en: https://www.gsma.com/mobilefordevelopment/wpcontent/uploads/2018/08/Accelerating-affordable-smartphone-ownership-in-emerging-markets2017_we.pdf

Facebook Comentarios

4 agosto, 2021