“El país de las calles sin nombre”, ecos de una guerra y el exilio como consecuencia
Reseñas de Libros

“El país de las calles sin nombre”, ecos de una guerra y el exilio como consecuencia

José Adiak Montoya, nombrado este año como uno de los mejores narradores jóvenes menores de 35 años de España y América Latina por la revista Granta, presenta El país de las calles sin nombre (Seix Barral), un libro que narra la historia de Alice Miller, una mujer sumergida en momentos de profundo dolor.

La protagonista de esta historia regresa después de varias décadas de vivir exilada en Miami, a Los Almendros, el pueblo que tuvo que abandonar siendo una niña, consecuencia de una atroz guerra; esto ocurre tras un acto de protección por parte de su abuela por salvar su vida y también la de su madre.

En esta obra el escritor nicaragüense, ganador del III Premio Centroamericano Carátula de Cuento 2015, detalla el sufrimiento de Miller al descubrir aterradoras verdades con las que no esperaba encontrarse y vivir en carne propia lo devastador que resulta un movimiento armado.

“Esto es algo más. Esto no es por el seguro social. Soy la única que tiene miedo. Ellos no tienen miedo. Tengo miedo porque soy una extraña en todo esto. ¿Lo soy realmente? Por ellos no tuve padre, por ellos no tuve abuela. Por ellos tengo una madre que está marchita desde que salió de este lugar. En mí bulle también algo. Un reclamo vomitivo. Una náusea incubada y jamás detectada por mí.”

Tras un ajuste con su pasado y, saldando cuentas pendientes para acallar demonios en su conciencia y en la de otras personas, Alice Miller regresará a Miami, con más certezas que dudas a retomar el ritmo “habitual” de su vida al lado de su esposo Max y en plena conciencia de que hay países condenados a repetir sus errores y que marcan la historia en la que “la sangre inocente siempre es la que termina impregnada por el plomo.”  

José Adiak Montoya nació en Managua, Nicaragua, en 1987. Es autor del libro Eclipse: prosa & poesía (2007), de las novelas El sótano del ángel (2010), que ha sido material de estudio en las principales universidades de su país; Un rojo aullido en el bosque (2016) y Lennon bajo el sol (Tusquets, 2017).

En 2012 se le otorgó una residencia iberoamericana de creación por parte del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes de México. En 2015 se le otorgó una residencia literaria en la MEET en Francia. En 2016 la Feria Internacional del Libro de Guadalajara lo incluyó en su programa Ochenteros, una selección de veinte autores nacidos en la década de los ochenta que se cuentan entre las nuevas voces de la literatura latinoamericana.

DR.

Facebook Comentarios

9 junio, 2021