La Pandemia nos hizo ver la importancia del agua en la salud pública
Medios Universitarios

La Pandemia nos hizo ver la importancia del agua en la salud pública

La pandemia del Coronavirus nos hizo ver la importancia del agua en la salud pública. Pero también hemos podido ver la desigualdad que generan los organismos operadores, que no han podido garantizar la correcta distribución que hoy hace que una de cada tres personas en América Latina no tenga garantizado el acceso al agua.

Estas fueron las conclusiones del primer ejercicio de Diálogos NCC, una iniciativa del Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano que se produce gracias al apoyo de las televisoras públicas de Iberoamérica.

La pandemia de la COVID-19 ha acentuado las carencias y las zonas en las que particularmente la desertificación de la Tierra es significativa. El 65 por ciento de las cinco mil 200 millones de hectáreas de tierras aptas para agricultura están degradadas y en vías de desertificación.

De acuerdo con los datos reportados por Paola Gordon, bióloga y especialista en gestión de recursos naturales, el 97 por ciento del agua es salada. Y sólo el restante, poco más del 2 por ciento es agua dulce. Sin embargo, el 75 por ciento se encuentra en los polos o en lugares inaccesibles para los humanos.

El resto se distribuye en el ambiente y los lugares de donde la extraemos; pero “el agua no siempre está donde la necesitamos”, explicó Gordon. Hay una relación clara entre la pandemia, la provisión y el saneamiento del agua.

Una correcta gestión de este recurso hídrico posibilita medidas adecuadas de higiene y, por ello, impulsa a tomar medidas para descontaminar, potabilizar y transformar el sector del agua, así lo señaló, Aldo Saavedra, ingeniero químico civil, especializado en la desalinización y tratamiento de aguas para su empleo en riego agrícola, agua potable y procesos productivos.

“Si no cambiamos el modo de pensar, perseguiremos los mismos problemas. Va más allá del uso de tecnologías” agregó, Walter Pengue, miembro del Grupo Ejecutivo del TEEB Agriculture and Food de las Naciones Unidas.

Además, dijo que una disciplina como la agroecología nos permitirá imaginar nuevas formas de tratar el agua.

“El sector alimentario es un factor importante en la forma de gestionar”.


¿Qué tipo de enfoques son necesarios para incluir en la gestión del agua?

Hay distintos indicadores que aportan a identificar la disponibilidad del agua y la presión que el ser humano demanda hacia este recurso hídrico. Con los objetivos del desarrollo que se establecieron entre 2000 y 2015, se retoma el concepto de cobertura del agua y también de la gestión y seguridad del acceso. Ante esto, es pertinente señalar que no hay un solo enfoque para gestionar correctamente el agua.

“Todo tiene que ser más holístico e integral”.

Hay problemas globales que necesitan resolución, pero también hay situaciones locales que necesitan resolverse con un plan para la región. El agua está relacionada en todos los procesos en los que obtenemos agua, para la energía, la ropa, los alimentos o los minerales que se extraen para nuestros aparatos; cuestionarnos nuestros hábitos de consumo es relevante.

También, atender la desigualdad al acceso del agua para dar atención a otros rubros como los culturales, educativos y económicos que abonan a crear situaciones de falta de oportunidades, mencionó Paola Gordon.

Sobre la base de centrar el agua para consumo humano y procesos productivos, las Universidades son claves para solucionar los excesos y desigualdades en el uso de este líquido.

Los recursos son finitos, entonces implica procesos finitos; esto debería ser contemplado política y económicamente, fue la aportación Aldo Saavedra sobre este mismo tema.

Algunos países comienzan a vivir migraciones humanas derivado de la crisis hídrica que enfrentan sus comunidades. Nueva Zelanda y Australia son dos de los ejemplos que se dieron a conocer por Walter Pengue. Ante esto, urgió que los países tomen más en serio las políticas públicas para la mejor gestión del líquido.

Este fue el primer conversatorio, que en esta ocasión estuvo moderado por Aleida Rueda, presidenta de la Red Mexicana de Periodistas de Ciencia. Antes de iniciar el diálogo, se proyectó un mensaje Gabriel Torres Espinoza, presidente de la Asociación de Televisiones Educativas y Culturales Iberoamericanas (ATEI) y de Miquel Francés, Secretario General de la ATEI, en el que se dio a conocer el proyecto #DiálogosNCC que hoy inició actividades con el foro “Crisis de agua en América Latina. ¿Qué dice la ciencia?” en el marco del Día Mundial del Agua.

Facebook Comentarios

22 marzo, 2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.