Las cinco lecciones sobre los comicios en México
Comunicación Política

Las cinco lecciones sobre los comicios en México

Natalia Flores Delgadillo

Llegamos al clímax de esta historia electoral; ese momento decisivo y probablemente de mayor tensión en términos de comunicación política para México durante el año. Sin duda, las peculiaridades que han distinguido al periodo de campaña 2021, abrirá cada vez más espacios de reflexión una vez concluida la contienda. Por ello, es importante hacer un recuento de los sucesos y lecciones que han vuelto únicas a estas elecciones:

En este periodo electoral fue más notoria la participación de la farándula como aspirantes a cargos de representación popular. Ahí tenemos al ex futbolista Manuel Negrete, candidato por la gubernatura del estado de Guerrero; la Miss Universo 1991 Lupita Jones, candidata para el gobierno de Baja California; el luchador Tinieblas, aspirante a la Alcaldía de Venustiano Carranza; el comentarista Enrique Garay, por la Alcaldía de Huixquilucan; el clavadista Rommel Pacheco y a la mismísima “Paquita la del Barrio” aspirantes a una diputación federal y local.

Todos ellos han sido postulados como cartas fuertes por los distintos partidos emergentes y de corte tradicional, con el objetivo no necesariamente de ganar la elección, sino de retener la mayor cantidad de votos posible, para asegurar su registro.

Con este tipo de definiciones, se reafirma la crisis de representatividad de la clase política que ha transgredido la responsabilidad que implica un cargo público, mientras los partidos postulan a figuras públicas que puedan conectar e identificarse con la comunidad, revirtiendo en el discurso las mañas de la política tradicional que pareciera moralmente derrotada.

1) De manera inédita, hemos presenciado la revolución digital que algunas candidatas y candidatos han intentado alcanzar, al introducirse con poca fortuna y táctica en el mundo de redes sociales.

En algunos casos, la operación de redes sociales con fines electorales pareciera secuestrada por los “sobrinity manager” de los candidatos, en donde exhiben el uso ineficiente de bots y trolls, y los ridiculizan en bailes “tiktokeros” en el ánimo de viralizar sus contenidos. Un claro ejemplo del deficiente uso de redes sociales ha sido el partido de nueva creación Redes Sociales Progresistas (RSP), el cual no deja de sorprender a ciudadanos y asesores políticos, al apostarle a una campaña al más puro estilo de “pan y circo”.

Con este tipo de actividades no solo hablamos de una espectacularización digital de las campañas, sino también de una espectacularización de la democracia mexicana, que requiere de nuevas formas de comunicar durante los procesos políticos, para conectar, comprometer y movilizar al electorado.

2) Estas elecciones también han sido escenario de amenazas por parte del crimen organizado contra candidatos. De acuerdo con datos de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), se han registrado 234 casos de denuncia que han sufrido políticos durante el proceso electoral y lamentablemente se cuenta con un registro de 12 personas asesinadas. Incluso, el Partido Acción Nacional decidió suspender campañas en el sur del Estado de México, por este tipo de gravedades ante acciones proselitistas.

¿Qué nos enseña esta lección?

Es evidente el dominio de la delincuencia organizada, generalmente en localidades con mayores rezagos económicos y sociales, que se incrementa en contextos en donde se juega el futuro político de la localidad; muestra de ello son los videos que circulan redes sociales exhibiendo a integrantes de los carteles del narcotráfico entregando regalos a las madres de familia con motivo de la celebración del 10 de mayo en zonas del estado de Michoacán,
o por ejemplo, policías municipales presionando a taxistas y ciudadanos a votar por algún partido.

Aunque existan estrategias de prevención y protección por parte del gobierno federal, cualquier proyecto político se puede ver truncado ante los amagos de un “Narcoestado”, pese a que algunos analistas lo denominen como un calificativo erróneo.

3) En materia jurídica, también 2021 ha sido un año que ha dado mucho de qué hablar. Tan solo a finales de abril, autoridades electorales ratificaron su decisión de quitar las candidaturas a los morenistas Félix Salgado en Guerrero y Raúl Morón en Michoacán.

Además, la Fiscalía General de la República (FGR), a través de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (FEDE), abrió carpetas de investigación en contra de Samuel García y Adrián de la Garza, candidatos a la gubernatura de Nuevo León, por el uso de programas sociales con fines electorales.

A partir de estos episodios cada vez son más frecuentes las discusiones entre el Poder Ejecutivo y el INE, quienes de manera recíproca se han acusado de intromisión en el proceso.

Veremos durante los próximos días si los posicionamientos del Presidente guardan un mayor margen en la esfera electoral conforme a los lineamientos de la veda.

4) Este año los partidos políticos, no sólo prometieron ser la mejor opción electoral, sino representar la oposición más útil ante el gobierno morenista. Con más convergencias, que diferencias, la mayoría de las distintas fuerzas critican con ahínco la austeridad republicana de la Cuarta Transformación.

Por ejemplo, la alianza “Va por México” configurada por el PRI, PAN y PRD, ha reprobado la reducción de beneficios sociales como apoyos a las estancias infantiles y a inversionistas, MIPyMES, así como un menor presupuesto para los rubros de educación, salud y cultura.

Movimiento Ciudadano de Dante Delgado, que se asume como la tercera vía, prometiendo la evolución del país, y el nuevo partido Fuerza por México, de Gerardo Islas, cuyo líder es el Senador Pedro Haces, han sido señalados de ser simples comparsas del partido MORENA. Lo cierto es que a todas luces sus estrategias de comunicación han logrado sacudir y atraer al electorado.

En su caso, el partido RSP que representa los intereses del “gordillismo”, celebra cada escándalo de sus candidatos. Sus actuaciones han sido tan polémicas como las fotos de la candidata Rocío Pino o las filtraciones de Alfredo Adame.

Sin duda, ya habrá tiempo para que cada partido político evalúe el éxito o el fracaso de su campaña, empero, algunas nuevas propuestas políticas que sí cuentan con candidatos bien perfilados, están poniendo con ventajas más acotadas al partido en el poder.

Estas elecciones ponen en relieve la intensa crisis de representación y descrédito que hay en la clase política. Su poca habilidad para dar resultados y resolver los problemas tan cotidianos de la población afectada por la pandemia de Covid-19, abre paso al hartazgo y a votos diferenciados y de castigo.

El próximo 6 de junio nos espera una gran jornada de análisis que nos brindará más lecciones sobre los juegos de poder en México.

Facebook Comentarios

4 junio, 2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.