Nada para nadie, pero Biden va
Comunicación

Nada para nadie, pero Biden va

Carlos Padilla Ríos

Varias sorpresas brotan de los comicios en Estados Unidos. La más significativa es que entre grandes capas del electorado estadunidense pese más la desinformación y la ideología que la realidad apabullante que los lacera, y estén manteniendo a flote al republicano Donald Trump, a pesar de que no pudo detener la pandemia del COVID-19 ni la estela de muertes y contagios.

Tampoco el estallido de la crisis económica y el galopante desempleo, mucho menos condenó la brutalidad policíaca en contra de los afroestadunidenses.  

Aquella disputa por la presidencia demuestra la fidelidad del electorado conservador para el partido republicano, no obstante las crisis económicas, las erróneas políticas públicas ahora frente la pandemia o las violaciones a los derechos humanos en contra de las minorías.

El mapa de aquel país de acuerdo a las imágenes transmitidas por televisión, exhibe a una nación dividida, una parte pintada de azul, en sus regiones este y oeste, donde la mayoría votó por el cambio en la Casa Blanca, y en el centro, los estados en color rojo, las zonas rurales, que prefieren mantener el status quo.  

Otra sorpresa es, y eso ocurre en otras partes del mundo, la asistencia masiva a las urnas que adelantan el ánimo de las masas por participar y manifestar la intención del electorado por la alternancia, y en esta elección parece repetirse la fórmula.

Al menos 90 millones de electores adelantaron su voto, no fueron indiferentes a lo que ocurre en aquel país. En los comicios del 2014 en Estados Unidos, el porcentaje de votación fue del 55 por ciento. La información hasta ayer, señalaba que la cifra de participación ya rebasaba el 60 por ciento. Así ocurrió en México en 2018 y en 1988.  

A pesar de las tensiones políticas, afortunadamente no se registran enfrentamientos de simpatizantes de uno y otro bando. Tal vez sucedan marchas de grupos antirraciales que comiencen a celebrar, lo que las votaciones en los estados apuntan: el triunfo de Joe Biden.

Todavía se desconoce cómo reaccionarían los fanáticos que apoyan a Trump, luego de que este anoche se dijera triunfador. Ojalá y la prudencia prevalezca entre cada uno de los seguidores de los aspirantes. Sería inadmisible que la vida de una persona se pierda, nuevamente.  

Hasta el momento, los resultados electorales apuntan a que Biden ganará, tal vez por sus propuestas de campaña, pero también por el hartazgo que sembró y cosecho, Trump durante su mandato de cuatro años, y el pésimo manejo de la crisis sanitaria y económica del 2020. Así lo habrán decido los electores. Enhorabuena. 

Facebook Comentarios

4 noviembre, 2020